Complejidad en la simbología:



Desde hace un tiempo es cada vez más frecuente añadir a la parte trasera del automóvil un distintivo simbólico de la comarca, región o comunidad a la que pertenecemos. Así un torito simboliza Espanya, un gatito o un burrito a Catalunya, un caracolito a Lleida y así sucesivamente hasta encontrarnos pegatinas te todo tipo y colores.
El problema surge cuando el símbolo ya no es solamente un distintivo territorial y se convierte en algo más complejo.

2 comentarios:

josemaria dijo...

Muy bueno, aunque viendo las noticias de estos dias quizas se deberia intercambiar el orden animal

Pakous dijo...

Hola Josemaria, si miras la última entrada de hoy veras que tambien me he dado cuenta de lo que esta pasando. De toda maneras igual podemos cambiar el cat y traer a su señora la cat para estos menesteres y tambien se lo podria pasar bien, Por qué no?