Caracolada en Salas Altas:



Un apacible ambiente rural puede respirarse en Salas Altas, un bello pueblo de la comarca del buen vino Somontano, a pocos kilómetros de Barbastro.















Preciosa la entrada al pueblo, con la ermita de la Candelaria en lo alto de la sierra.


Los campos de viñas se extendían alrededor del núcleo urbano, alternando con cultivos de cebada, almendros y olivos.










Al fondo entre los viñedos pude descubrir una obra monumental artística consistente en una composición de vigas metálicas retorcidas y clavadas en el terreno, algo que los lugareños llamaban "El bosque de hierro", y que había sido construido con hierros procedentes de una casa quemada en Huesca.



















Una preciosa rapaz nos hizo compañía, planeando a baja altura con la ermita al fondo.




Llegada la hora gastronómica, nuestro buen amigo Ramón nos ofreció una exquisita caracolada, acompañada de mariscos variados y otras viandas
















...Todo delicioso, en su justo punto de salazón, picante... En fin, una gozada.
...Y tras las suculencias, un paseo para conocer los bellos rincones que nos ofrecía el lugar.



























Resultó ser una buena manera de pasar el 1 de mayo rodeado de buenos amigos y en una buena tierra.



6 comentarios:

GaviotaZalas dijo...

que buena la caracolada!!! que bonitos paisajes ,,,, QUIERO REGRESAR A ESPANA,,,, SI ME OYE MI MARIDO!!!! Saludos bella gente....

Isabel dijo...

Hace poquito estuve yo cenando en un sitio de caracoles... con lo que me gustan... a la llauna con all i oli, mmmmmmm.
Qué bien vivís, niño, ya me diste hambre. Besitos.

Pakous dijo...

Hola Gaviotazalas !!!
Pssssssttt..... hablaremos flojito para que no nos oiga tu marido.
En Cuba sé que no hay costumbre de comer caracoles, pero en Italia sí... cuando quieras venir a España solo tienes que avisarnos y te haremos un recibimiento real como mereces.
Besitos

Pakous dijo...

Mmmmmmmmm!!!Isabelita... también te gustan a pesar de ser cornuditos y arrastrados??? Jeje.
Un abrazo, amiga.

Anónimo dijo...

ummmmmmm, caracoles, uno de mis platos preferidos, y el sitio maravilloso, vosotros si que os lo montais bien, jeje. Gissi

Pakous dijo...

Lástima que no estés a un tiro de piedra, porque siempre hay un huequecito para tí, y lo sabes.
Besos Gissi