Mi telescopio:


Desde la última pasada del Halley, allá por el 86, empecé a construir mi primer telescopio Newton de 210 mm. Fue toda una aventura la fabricación del espejo primario, puliendo y puliendo cada vez con abrasivos más pequeños, para luego aluminizarlo y conseguir la mejor curvatura posible a nuestro alcance.
Después vino la parte mecánica y lo más sencillo fué construir una Dobson azimutal, era funcional y tenía acceso a la planetaria con un buen nivel. Mi amigo Jaume me propuso construir una ecuatorial, y ahí surgieron los problemas. Buscamos la información necesaria para poder fabricarla y así hacer un mejor seguimiento o por lo menos más cómodo.
Durante años la montura ecuatorial resistió las observaciones nocturnas, ... pero realmente había que ser un gran técnico para manejar esa máquina artesanal. La última evolución convirtió nuevamente al telescopio en un Dowson Newton de 210 mucho más eficaz que ninguna versión anterior, con potentes teflones en todas las rodaduras, muy equilibrado y práctico.
Es una joya, pero lo importante es apuntar con el secundario y luego perderte en ese infinito espacio oscuro, pero lleno de unos diminutos seres brillantes y majestuosos.



4 comentarios:

Islamarysol dijo...

¡Caramba! Todo un reto. Esto es nuevo para mi. Si me explicaras cómo debe ser el espejo, qué es aluminizarlo (amoldarlo en aluminio o darle un baño de este material?) qué curvatura se requiere y cómo formarla... y después cómo colocarlo y qué otros materiales lleva. ¿Hay un plano de esto? Solo he llegado a proyecciones con diapositivas.

Lo de los abrasivos no es difícil, existe el simoniz; solo que no sé cómo le llaman al que abrillanta micas (mascarilla) de reloj.
Que me libere de todas las cadenas y me tendrán haciendo algo así, o me tiro de la Isla al Mar y que me queme el Sol, jaja.

Como la cabeza la tengo desordenada pediré ayuda a mi nena que para ese entonces ya entenderá más rápido lo del armado.
Buena idea colgar el dato, eres buen maestro hasta en el ciberespacio: ¡ya quisiera yo!, jamás imaginé que pudiera hacerse en casa.

Tengo en mi clase unos gemelitos y otro nene que son ratones de biblioteca, muy ingeniosos, ojalá podamos compartir la experiencia.
Volveré a soñar... :) y que me den el Nobel a mi también :D Pero no a los 80...eh?

Pakous dijo...

El hecho de que me atreviera a fabricar un Dowson y que funcionara no quiere decir que aconseje su construcción totalmente artesanal. Yo es que soy muy cabezota y tengo alrededor un equipo de colaboradores entusiastas que me solucionan casi todos los problemas que van surgiendo. El espejo cuando lo compras virgen es una rebanada de cristal especial de unos ocho centímetros de grosor, que tienes que pulir hasta conseguir una parábola ( hay libros que te informan claramente como se hace ).
Los abrasivos son fáciles de adquirir, e incluso el último, el más fino (Oxido de cerio), y cuando ya tienes la rodaja vítrea parabolizada, en mi caso lo llevé a Barcelona, nuestra capital, donde lo ponen en una máquina y le dan un baño molecular de aluminio, y encima una capa protectora también molecular de cuarzo...El resto es mecánica pura y dura. No aconsejo la construcción de estos artilugios salvo que seas tan cabeza dura como yo. Hoy en día a un precio asequible se pueden comprar tipo Kit, y salen muy bien (a pesar de que la precisión de un cuarto de lambda en los comerciales no la consigues)
Te quiero comentar que antes del telescopio ya nos atrevimos a montar (tambien casero) una gigantesca antena receptora de Jupiter en su banda electromagnética (9 metros cuadrados de superficie) y conseguimos grabar las conversaciones de nuestro querido planeta (son algo parecidas a las del sol). Puedes empezar si queréis con la construcción de algún refractor de 100 mm. por ejemplo.
Saludos.

Jaume dijo...

Todavía recuerdo cuando descubrí la galaxia Andrómeda con este telescopio recién modificado. Fue una sensación única e indescriptible.

Pakous dijo...

buenas Jaume, tienes razón despues de dos meses de construcción, la ultima fase, la de probar efectividad fue decisiva, y con optimo resultado. Un abrazo