Gaia:

11 comentarios:

Fermina Daza dijo...

Escrito con tinta verde

La tinta verde crea jardines, selvas, prados,
follajes donde cantan las letras,
palabras que son árboles,
frases que son verdes constelaciones.

Deja que mis palabras, oh blanca, desciendan y te cubran
como una lluvia de hojas a un campo de nieve,
como la yedra a la estatua,
como la tinta a esta página.

Brazos, cintura, cuello, senos,
la frente pura como el mar,
la nuca de bosque en otoño,
los dientes que muerden una brizna de yerba.

Tu cuerpo se constela de signos verdes
como el cuerpo del árbol de renuevos.
No te importe tanta pequeña cicatriz luminosa:
mira al cielo y su verde tatuaje de estrellas.

Octavio Paz

Buenas noches

Irene

AlertaInfo dijo...

Ho irene, felicidades por este escrito.

Una verdadera poetisa.


Pako que haces para merecerte esto?¿

mi despertar dijo...

Me ha encantado tu blog

Isabel dijo...

Ahora que tanta falta le hace a la madre Tierra que la tratemos como lo que es... es momento de dedicarle música y canto, poesía y amor.

A.Tapadinhas dijo...

Procurei mas não encontrei nesta floresta o nosso amigo de "el árbol que habla". Ele deve estar escondido atrás de um daqueles duendes verdes... Não tenho floresta, mas juro que trato bem das minhas flores. :)
Abraço.
António

M@R dijo...

HOLA,,,
TAN SOLO UN ABRAZO,,,

Pakous dijo...

Irene, eres un solete (que buena falta nos hace en lleida, hace dos noches estuvimos a siete bajo cero)
Me ha encantado tu poesía... por lo visto has puesto celosillo a Xavi (Alertainfo), de paso aprovecho para invitarte a su espacio por si tienes algún contratiempo informático, es un buen amigo. Un beso y prometo visitarte en breve.

Pakous dijo...

Bienvenida mi despertar, a mi también me han encantado tus post, te pondré un enlace para poder visitarte más a menudo. Un abrazo.

Pakous dijo...

Sí, Isabel. Gaia se lo merece, es nuestra madre y parece que no nos importe demasiado verla sufrir.
Nos da vida, cobijo, nos cria bosques para que podamos oxigenarnos mejor, nos ofrece una atalaya increible al firmamento que nos envuelve... y a cambio, nosotros solo nos ocupamos de nuestras banalidades, cosas inanes sin importancia, y la convertimos en un basurero.
Llegaremos a tiempo de la concienciación colectiva? ...o tendremos que subirnos en otra arca noática en busca de otro "hotel" al que engañar nuevamente?
Un abrazo, amiga Isabel.

Pakous dijo...

Mi buen amigo Antonio, seguro que el árbol que habla está de camino entre los duendes y la maleza. Más bien creo que está organizando un poco su casa y me temo que nos va a invitar a una tortilla de patatas que estará para "chuparse los dedos".
Un abrazo.

Pakous dijo...

Hola M@R, te devuelvo el abrazo y le añado un poco de mi cariño. Nos vemos.