La Casa de la Piedra (Porcuna):

La famosa Casa de la Piedra en Porcuna (Jaén), ha sido puesta en venta por 3,6 millones de euros.

Empezada a construir en 1931 y acabada en 1960.
Fue la obra solitaria de un hombre llamado Antonio Aguilera Ruedas , ayudado por sus dos hijos cuando se hicieron mayores y por una burra blanca. Intentaba demostrar al mundo que no estaba loco y que con una voluntad de hierro se conseguía triunfar en la vida. La simple losa de la última cena debía pesar lo suyo. No imagino al pobre hombre con su burra y sus dos jóvenes ayudantes moviendo semejante tonelaje. Aquí a la derecha vemos un curioso urinario en el jardín de la casa.

17 comentarios:

solopoesie dijo...

GRAZIE Della visita :-) Lina

Pakous dijo...

Bienvenida Lina, un fuerte abrazo. Volveré a visitarte, me gustó tu blog.

Sibyla dijo...

Sabes en un pueblo de Granada, existe una casa forrada todas las paredes con conchas de mar, está en la zona de las Albuñuelas. Van a visitarla personas de distintas partes de España, y el dueño la enseña siempre con orgullo y amabilidad.
La construyó él solo y le llevo varias décadas terminarlo, es muy original.
Gracias por el enlace, si lo permites haré lo mismo.

Pakous dijo...

Hola Sibyla, es un placer tenerte cerca, buscaré algo de información sobre esa casa de Albuñuelas, ¿vives cerca de Granada? Un abrazo.

Sourin dijo...

Buenas.......espero que no te importe que irrumpa en este....tu blog....me ha parecido interesante esa casa de piedra...sobre todo esa mesa....con sus butacas petreas al rededor...

muy buen post....

un saludo

Sourin

Pakous dijo...

Sybila, claro que te permito que me enlaces, así nos tenemos más a mano. Besos.

Pakous dijo...

Bienvenido Sourin, he ojeado tu ...pergamino... y me han gustado tus post.
Esta casa de Jaén es una pasada, el interior está construido desafiando las leyes más elementales de la arquitectura, y el "hombre" se jactaba de ello escribiendo rótulos pétreos delante de cada arco imposible. La losa gigante representa la última cena y es una "pasada".
Incluso debajo de la losa se conservan aún los rodillos a modo de patas que utilizó el "hombre" para su traslado.
Un abrazo y pasaré a visitarte pronto.

Fermina Daza dijo...

Hola Pakous, reza el dicho popular "Nunca te acostarás sin saber un poco más",por eso siempre visito tu Pakous's antes de irme a dormir. Eres un alma inquieta, chiquillo.

Un beso y buenas noches

Irene

gorrión dijo...

...¡qué maravilla debe ser esa casa y mucho más conociendo la historia de cómo fue construida! Nunca antes había oído hablar de ella pero ahora , gracias a tí intentaré llegar a conocerla.Gracias por tantas cosas interesantes amigo !

muxica dijo...

Encantada de encontrarte. te leeré despacio.
Un abrazo

M@R dijo...

HOLA,,,
EL VALOR Y FUERZA DE VOLUNTAD SON BUENAS HERRAMIENTAS PARA CONSTRUIR UNA CASA O FORZARSE UNA VIDA O UN DESTINO,,,
UN ABRAZO,,,

Pakous dijo...

Hola Irene, amiga mia.
Cada día (tienen razón) te levantas para aprender algo nuevo... yo por lo menos cada día procuro aprender un poquito más y cuando lo sé...a dormir... sea la hora que sea...jejeje.
Si , Irene soy un chiquillo inquieto, ¿qué le vamos a hacer? ...y espero que aún me quede cuerda para rato.
Un abrazo... "inquieto";-)

Pakous dijo...

Gorrión, amigo mio, ¿cómo está el bosque...?
Date prisa si quieres conocer esa casa porque si la venden, depende del comprador...igual ya no tenemos acceso a visitarla. Realmente es una "pasada" y los señores que me la enseñaron hace un par de años eran de lo más simpáticos y buena gente... algo así como nuestros amigos del bosque. Un abrazo.

Pakous dijo...

Seas bienvenida Muxica, prometo visitarte más a menudo y dejarte mi esencia en alguna de tus páginas.
Nos iremos viendo en el caminar.
Un abrazo.

Pakous dijo...

Hola M@R, la voluntad mueve montañas,
los sueños, "siempre" se cumplen, pero hay que poner un poquito de nuestra parte.
Desconocemos nuestro destino, pero podemos caminar en la dirección que más se le acerca.
Un abrazo.

Ana dijo...

Impresionante historia!
Un abrazo.

Pakous dijo...

hola Asturias, hola Ana. Sé bienvenida. Nos iremos viendo sin duda,
Un abrazo